0 0
Read Time:4 Minute, 12 Second

Analizamos los momentos clave de la cinta con Joaquin Phoenix y su fidelidad a los hechos históricos.

Actualmente en cines y generando amplio debate, la película no solo es reconocida por su grandeza y actuaciones, sino también por sus posibles desviaciones históricas. «Napoleón», el reciente éxito de taquilla y una de las obras más anticipadas del año dirigida por Ridley Scott y protagonizada por Joaquin Phoenix, se centra en Napoleón Bonaparte, una de las personalidades más debatidas de la historia moderna.

¿Fue un genio o un genocida? ¿Un estratega lúcido o un amante desenfrenado? ¿Un libertador o un tirano? La figura de Napoleón ha generado debates históricos, y esta película intenta arrojar luz sobre los rincones menos explorados de su vida.

Un aspecto destacado es su tormentosa relación con Josefina Bonaparte (interpretada por Vanessa Kirby), quien fue una fuente de problemas antes y durante su imperio en Francia, y a quien estuvo emocionalmente atado hasta su muerte, dedicándole sus últimas palabras a pesar de estar separados.

Por tanto, nos enfocamos en revisar cuán precisos son algunos episodios del film en relación a los hechos históricos.

Napoleón en la Revolución Francesa y la captura de Tolón La obra de Scott empieza en el auge de la Revolución Francesa, marcada por la ejecución de María Antonieta, un acontecimiento que conmovió a Europa.

Tras la caída de la monarquía, la reina fue aprisionada en la torre del Temple con su familia, y ejecutada el 16 de octubre de 1793, nueve meses después de la muerte de Luis XVI. La cinta retrata este evento bajo la mirada de un joven Napoleón.

Sin embargo, en realidad, Napoleón estaba lejos, no en París sino en Tolón, organizando el ataque que también se muestra en la película, llevándonos así al siguiente segmento histórico.

“La representación de Napoleón en el asedio de Tolón es una mezcla de ficción y hechos reales”, sostiene el historiador Zack White, destacando que es un momento crucial en el film que refleja un evento histórico.

En Tolón, Napoleón demostró su habilidad de liderazgo, ingenio y estrategia, logrando capturar una parte clave del fuerte, derrotar a las naves británicas y recuperar el puerto para los revolucionarios franceses. Esta hazaña le valió el reconocimiento y el ascenso a jefe de brigada, lo que le abrió el camino para futuras misiones de relevancia.

La rebelión realista y las pirámides de Giza Otro punto crucial en la vida de Napoleón es su ascenso en el ejército y su misión de contener a los realistas que amenazaban al Directorio post-revolucionario. Napoleón asume responsabilidades significativas, aceptando la misión bajo sus propios términos.

Aunque en la película se muestra que entre los rebeldes atacados por las tropas de Bonaparte había mujeres y niños, en realidad también incluían hombres armados y soldados profesionales. Esta confrontación marcó un punto decisivo en su carrera.

En contraste, la escena de su llegada a Egipto, aunque basada en el hecho histórico de la expedición militar de Napoleón a Egipto y su estancia en las pirámides para emular a Alejandro Magno y Julio César, distorsiona la realidad al mostrarlo disparando contra las pirámides, una acción no documentada históricamente.

La relación con Josefina, su madre y María Luisa de Austria Gran parte del filme se centra en la compleja relación de Napoleón con Josefina de Beauharnais, su primera esposa. La película retrata a Josefina como una mujer fuerte, pero voluble, capaz de traicionar la confianza de Napoleón con infidelidades.

Las cartas del emperador a Josefina durante sus campañas, y su frecuente indiferencia o falta de respuesta, son hechos documentados que reflejan la naturaleza de su relación.

A lo largo de su relación, el amor entre Napoleón y Josefina se fue desarrollando gradualmente. Sin embargo, se enfrentaron a la dificultad de no poder tener hijos.

Aunque Napoleón sospechaba que podría ser estéril, dado que Josefina ya había tenido hijos en un matrimonio anterior, la película sugiere que fue la madre de Napoleón quien le animó a tener relaciones con otra mujer para probar su fertilidad, lo cual finalmente ocurrió.

No obstante, no hay evidencia histórica de esto, y es probable que no fuera el caso. Las infidelidades de ambos eran bien conocidas; Napoleón tuvo un hijo ilegítimo en 1806 y, más tarde, en 1809, la condesa polaca Maria Walewska anunció su embarazo, lo que indica que la cuestión de la descendencia no era un problema.

La película también omite detalles sobre la relación de Napoleón con su segunda esposa, María Luisa de Austria. Se minimiza su presencia para enfatizar la idea de que Napoleón solo amaba a Josefina y que su matrimonio con María Luisa fue más una cuestión de herencia y relaciones diplomáticas con Austria.

En realidad, María Luisa fue completamente leal y devota a Napoleón, deseando estar a su lado incluso después de su abdicación tras la fallida campaña en Rusia, a pesar de que su padre y su país eran enemigos de Francia. Sin embargo, es cierto que Napoleón, en su lecho de muerte, recordó a Josefina, aunque no fuera su único amor.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %